Ahogado

Me convertí en uno de esos
que sin querer
aman de lejos
los que parecen inmortales
pero en realidad morimos lento

los que se encierran
los que buscan
los que encuentran
lo que no buscan

esos locos que quieren
con kilómetros en medio
no se dan cuenta
que las palabras
caducan en silencio.

Lo más doloroso ocurre dentro
de la mente que imagina
que uno ya no es parte
importante en la otra vida

se agotan los ánimos,
las ganas y el deseo,
dejando dos almas
ahogadas en recuerdos.

Sueño.1

En verdad soñé esto, que haya acabado con forma de poema es totalmente fortuito.

Sueño que me llamas
para reparte algo
una fuga, nada extraño;
abres la puerta de una casa
para mí desconocida
no dices palabra,
yo tengo claro lo que pasa…

Siempre me ha gustado protegerte,
arreglar lo que se estropea,
jugar a ser tu héroe,
descubrirme en lo que queda.

Hay un fantasma en el fondo
cambia entre nuestra forma
tiene mi rostro
pero ve con tus ojos
tiene tu boca
pero habla con mis labios
nos mira con desprecio
con indiferencia
con hastío
ha vivido miles de días
y no lo hemos comprendido.

Guardo las herramientas,
busco la salida
tú ya no me acompañas
afuera es un día soleado
y mi fantasma espera.